miércoles, 10 de junio de 2015

Cuentos de hadas para buenos lectores

Título: Blancanieves
Autor: Jacob & Wilhelm Grimm
Ilustrador: Benjamín Lacombe
Editorial: Edelvives

Érase una vez, en pleno corazón del invierno, una reina que cosía al lado de la ventana. A través del marco de ébano, contemplaba los copos de nieve que revoloteaban en el aire, como plumas. De pronto, se pinchó el dedo, y tres gotas de sangre cayeron en la nieve. Sobre el fulgor de la nieve, el rojo era tan hermoso que pensó:
«¡Ay! ¡Ojalá tuviera un hijo con la piel blanca como la nieve, los labios rojos como la sangre y el cabello negro como el ébano!».
El clásico de los hermanos Grimm representado a través de las maravillosas ilustraciones de Benjamin Lacombe.



Título: Caperucita roja, verde, amarilla, azul y blanca
Colección: Sopa de libros
Autor-ilustrador: Bruno Munari y Enrika Agostinelli
Editorial: Anaya

Caperucita Roja escarmentó aquella vez que se la comió el lobo, así que en otra ocasión le dejó con las ganas. El lobo negro de Caperucita Verde, el lobo que acecha desde el coche a Caperucita Amarilla y el lobo marino de Caperucita Azul tampoco consiguen nada frente a esas niñas espabiladas que cuentan con tan buenos amigos. Y el lobo de Caperucita Blanca tiene tantas dificultades...


Título: Caperucita y la abuela feroz
Colección: Tucán naranja
Autor: Juan Kruz Igerabide
Ilustrador: Carme Solé
Editorial: Edebé
Conocí un país donde contaban la historia de Caperucita de una manera diferente, como si construyeran un puzle con el cuento. La historia era un poco distinta, la abuela también era distinta, y los padres…



Título: Pulgarcito
Autor: Charles Perrault
Ilustrador: Miguel Ángel Pacheco
Editorial: Círculo de lectores
En la colección Cuentos Clásicos Ilustrados, las historias de los hermanos Grimm  recuperan su sentido inicial perdido en posteriores adaptaciones, en muchos casos acortadas, porque se desconfiaba de la capacidad lectora de los niños o porque se seguía los criterios de lo políticamente correcto. Miguel Ángel Pacheco,  ganó con este libro el Premio del Ministerio de Educación y Cultura al libro mejor editado 2001. "Pulgarcito es completamente incorrecto. Comienza con unos padres que abandonan a sus hijos en el bosque para que les coman los lobos y no mueran de hambre".